Claves para hacer presupuestos sublimes: encuentra tu propio tono de voz y conecta con tus clientes


Cuando nos enfrentamos a un folio en blanco y tenemos que redactar un texto o hacer presupuestos, tenemos que tener dos ideas claras que debemos preguntarnos. Casi como un mantra:

  • ¿A quién va dirigido? y
  • ¿Qué objetivo perseguimos?

Tener claras estas dos cuestiones nos ayudará a escribir con lo que llamamos tono de voz. A grandes rasgos, el tono de voz es escribir de una forma personal y única, alejándonos de los formalismos y los protocolos.

A grandes rasgos, el tono de voz es escribir de una forma personal y única, alejándonos de los formalismos y los protocolos. Clic para tuitear

Así, tener un tono de voz particular te ayudará, por ejemplo, a conseguir que una persona rellene un formulario en una landing page y obtener su valioso contacto. O, en el caso de las propuestas, te ayudará a conectar de una manera más rápida con el cliente y a aumentar la opciones de cerrar el contrato.

¿Quieres aprender a escribir de forma personal? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el tono de voz de un texto?

El tono de voz podría definirse como la capacidad que tiene un texto de proyectar la personalidad de una persona o empresa. Es la chispa que hace que tus textos sean únicos y reconocibles. Es decir, qué escribes y cómo lo expresas.

Con un tono de voz propio consigues que en tus textos se refleje eso que caracteriza a tu empresa. Y, por supuesto, es una destreza que no debes olvidar a la hora de hacer presupuestos.

El tono de voz es la capacidad que tiene un texto de proyectar y mostrar la personalidad de una persona o empresa. Clic para tuitear

Para hacerte una idea más concreta del concepto, piensa en la identidad visual de tu empresa. ¿Por qué, en algún momento, decidiste representar tu negocio a través de un logo? ¿Por qué tus colores corporativos son el rojo y el negro, y no otros?

En su momento, quisiste distinguir visualmente tu empresa para diferenciarla de la competencia y que fuese fácilmente reconocida.

Y este es el objetivo que persigue el tono de voz; alguien que lea tus propuestas presupuestarias, tu blog o un tweet tiene que identificar al instante que ese blog o ese tweet es creación tuya.

Ahí es nada.

Tips para encontrar tu propia voz y hacer presupuestos que conecten con tus clientes

Puedes tener la sensación de que hacer un presupuesto online con tu propio tono de voz es algo muy complicado; incluso el concepto en sí parece abstracto, difícil de aplicar.

Lo cierto es que no existe una receta mágica para hacerlo; no puedo decirte que escribas de tal o cual forma, ya que si no, lo harías bajo mi punto de vista.

El objetivo de escribir con un tono de voz propio es hacer único tu texto, para que la audiencia reconozca al instante tu empresa. Clic para tuitear

Sin embargo, puedo recomendarte unos trucos para ayudarte a reconocer aquello que te hace único, y así aplicarlo en tus presupuestos.

Identifica las cualidades que hacen única a tu empresa

Una técnica muy útil para hacer este ejercicio es pensar en tu empresa como una persona.

Una persona piensa de una manera determinada, se relaciona con los demás, se identifica con unos valores, tiene ética y, por tanto, se expresa de una manera concreta, diferente al resto.

A partir de ahí, hazle —hazte— muchas, muchísimas preguntas. Y asegúrate de responderlas todas.

Para darte alguna idea, puedes comenzar por trabajar en estas cuestiones:

  • ¿Cómo te definirías —tu empresa— en 5 adjetivos?
  • ¿Qué imagen quieres proyectar en tus clientes?
  • ¿Cómo no te gustaría que te viesen tus clientes?
  • ¿Qué cualidades te diferencian del resto?
  • ¿En qué disciplinas te gustaría mejorar?
  • ¿Qué aspectos no te gustan de ti mismo?
  • ¿Existe algún rasgo que te caracterice a la hora de hacer negocios?
  • ¿Hay alguna causa social por la que te gustaría luchar?
  • ¿Cuáles son tus valores?

Escribe de forma emocional para conectar con la audiencia

Debes de tener este punto muy en cuenta.

Las personas nos movemos por las emociones. Cuando terminamos de leer algo, un libro, un post, una guía, no queremos que nos deje indiferente. Nos gusta que nos mueva algo por dentro, que esa lectura nos haga reír, llorar, que nos dé miedo; o que simplemente nos resulte tan útil que facilite nuestro trabajo un montón.

Para trasladar esta técnica a la creación de presupuestos, trata de hacer un ejercicio muy simple:

Empieza por no vender tanto tus soluciones:

”Mi empresa hace logos ultra modernos y tu producto va a molar mucho”.

Prueba a poner el foco en cómo les beneficia tu servicio:

”Crearemos una identidad visual acorde a tu visión de empresa y conseguirás convertirte en un referente dentro de la comunidad”.

¿Ves la diferencia?

Si consigues aplicar esta técnica en tus presupuestos online, conectarás emocionalmente con tu cliente al 100%.

Mantén la coherencia entre lo que eres y lo que transmites

Vas a entender rápidamente este punto siguiendo con el ejemplo de la empresa de branding y diseño del punto anterior.

Como hemos comentado, imagina que tienes una agencia de diseño y publicidad. Sois un equipo joven, desenfadado, que toma decisiones arriesgadas y al que no le gusta conformarse con cualquier trabajo.

Habéis sido los creadores de la famosa campaña navideña de Netflix, que promocionaba la serie Narcos. Y os habéis atrevido a colocar en medio de la Puerta del Sol de Madrid un cartel gigante de Pablo Escobar que reza Oh, blanca Navidad.

¿Crees que una empresa de esa categoría puede permitirse enviar propuestas presupuestarias impersonales? ¿O que puede tener una web llena de textos generalistas que no inviten a hacer click en ningún lado?

Cuando te hablo de coherencia, trato de explicarte un concepto muy sencillo.

Si tu empresa se caracteriza por ser desenfadada y tener un trato cercano con sus clientes, no puede tener textos o hacer presupuestos que indiquen todo lo contrario.

Comparte alguna experiencia previa en el sector

Una manera sencilla y rápida de conectar con tu cliente es compartir con él cómo ayudaste a otro cliente a solucionar un problema parecido al suyo.

Esto no significa que tengas que incluir un caso de éxito a calzador. Lo que te digo es que, si tienes la oportunidad, haz ver a tu cliente que en ocasiones pasadas ayudaste a empresas como la suya a mejorar.

Fíjate en cómo lo hacen los demás

Al principio, poner en práctica todos estos trucos puede resultar difícil. Con el paso del tiempo y la práctica, te sentirás más cómodo escribiendo y pronto verás resultados.

Además, no te olvides de leer todo lo que puedas a tu competencia para ver cómo personalizan sus textos. Trata de identificar técnicas, maneras de expresar conceptos, organización de ideas…

E intenta adaptar todos los recursos que encuentres a tu forma de trabajar.

Crea una guía de estilo para facilitar el trabajo

Una vez domines la técnica, te resultará tremendamente útil crear una guía de estilo para facilitar el trabajo; el objetivo es que todo el mundo trabaje en una misma dirección.

Otra opción para trabajar más rápido es, por ejemplo, utilizar la opción de guardar secciones de texto si utilizas Quoters. Esta funcionalidad te permitirá elegir el texto que necesites de tu biblioteca y hacer presupuestos más rápido.

Qué quieres transmitir, la clave para dominar la técnica

Para encontrar un tono de voz propio y generar propuestas que conecten con tu cliente, trabaja sobre las preguntas que te formulé al principio del post:

  • ¿Quién es tu público?
  • ¿Qué objetivo quieres conseguir con el texto que estás escribiendo?

A partir de aquí, no solo te resultará mucho más sencillo redactar contenido que conecte, sino que tendrás la capacidad de hacer presupuestos que emocionen.

¿Has conseguido encontrar tu propio tono de voz? ¿Estás conectado con tus clientes gracias a tus textos? ¡Escríbenos!