Cómo crear un plan de empresa para tu negocio online

Eres emprendedor, tienes una idea de negocio buenísima y quieres ponerte manos a la obra ya mismo para comenzar la actividad. ¿Te suena? Si estás en esta fase tienes que saber que, antes de ponerte a desarrollar la actividad, tienes que hacer un paso previo muy importante: crear un plan de empresa o un plan de negocio.

Si eres un empresario principiante, estás en fases tempranas de la creación de tu empresa y todavía no tienes claro porqué necesitas un plan de negocio, no te pierdas este artículo donde te explicamos todos los detalles de este documento tan necesario (y obligatorio).

¿Qué es un plan de empresa y por qué necesitas uno?

Lo primero que tienes que saber es que no puedes crear una empresa sin un plan de negocio. Este documento es la pieza clave sobre la que se basará tu actividad, es un documento vivo en el que se definen todos los aspectos importantes de tu proyecto.

Podría decirse que el plan de empresa cumple con cuatro objetivos principales:

  1. Describe de manera amplia y detallada tu idea de negocio
  2. Define objetivos
  3. Detalla su viabilidad, sobre todo financiera
  4. Traza estrategias para resolver posibles problemas futuros

Te preguntarás: ¿para qué necesito tener todo esto por escrito si yo soy quien ha ideado el proyecto? ¡Mehh! Error. Además de ayudarte a poner en claro aspectos tan importantes como la manera de financiación y viabilidad de la empresa, hay otros dos grupos de personas a las que les interesa (o querrás que les interese) este documento: inversores y socios.

Piensa que el plan de empresa es la carta de presentación para inversores privados y a la hora de solicitar ayudas y subvenciones. Por lo que en muchas ocasiones es prácticamente obligatorio contar con uno antes de iniciar tan siquiera la actividad comercial.

Partes de un plan de negocio

La generación de modelos de negocio es un eslabón muy importante dentro de toda la cadena que conforma la creación de una empresa. Para llegar al punto de rentabilidad empresarial, tanto si se trata de negocios online como offline, es necesario realizar este ejercicio, nada sencillo de hacer, por otro lado.

Un plan de empresa, además de ser prácticamente obligatorio, es necesario para acotar la idea. Clic para tuitear

Piensa que un plan de empresa, además de ser prácticamente obligatorio, es necesario para acotar la idea, traerla a la realidad si prefieres. Es vital que este documento de consulta esté vivo porque sobre él dependen el resto de pasos que van a hacer que tu idea triunfe, sea rentable. En definitiva, que las ventas no paren de aumentar.

Así es que, a continuación, vamos a repasar las partes más importantes de un plan de empresa:

1. Crea un resumen ejecutivo

Es el primer contacto que tus posibles socios e inversores van a tener con tu empresa. El objetivo de un resumen ejecutivo es, como su propio nombre indica, resumir brevemente lo que se van a encontrar en las páginas que le siguen.

Ten en cuenta que no por ser un resumen es menos importante que el resto de puntos del documento, al revés. Piensa qué haces, por ejemplo, cuando compras un libro: le das la vuelta y lees el resumen que hay en el dorso.

Es posible que esta sección sea una de las que más tiempo te lleve redactar, así que puede ser buena idea dejarla para el final. Una vez tengas el resto, resumir cada parte y darle forma te resultará mucho más sencillo.

2. Descripción del proyecto

Esta es la parte donde das rienda suelta tus dotes de comerciales –sin vender humo, por supuesto– y explicas en qué consiste tu idea de negocio:

  • Qué actividad va a realizar tu futura empresa
  • Qué problemas trata de solucionar
  • Qué socio o socios están involucrados en el proyecto

3. Mercado y competencia

Esta sección trata de responder a una pregunta muy sencilla y cuya respuesta, en ocasiones, no lo es tanto: quién te va a comprar y qué otras alternativas a la tuya tiene el cliente para satisfacer su problema o necesidad.

Deberás realizar una investigación del mercado al que te diriges y detallar en qué punto se encuentra y qué barreras de entrada puede tener a la hora de adquirir tu producto o servicio.

Además, también debes hacer un repaso de cuál es tu competencia. Y no vale eso de “no tengo competencia, yo soy el único que ofrece este producto”. Siempre hay competencia, si no es directa, seguro que hay alguien más que si no ofrece lo mismo que tú, hace algo muy parecido. Por este motivo, siempre es vital hacer una buena investigación, porque esto nos evitará contratiempos mayores en el futuro.

4. Modelo de negocio

Sin lugar a duda, una fase dura del documento. En este punto debes demostrar, explicar y convencer a quien te está leyendo de que tu empresa es viable. Cómo vas a monetizar tu idea, qué objetivos estratégicos te planteas, qué estrategia de precios vas a seguir, cómo vas a llegar a tus clientes…

Una herramienta muy útil que puede ayudarte a definir todos estos puntos es el Business Model Canvas, un documento visual que te ayuda pensar y construir un modelo de negocio de manera gráfica y sencilla.

Crea tu propio Business Model Canvas

Diseña tu modelo de negocio con la herramienta estrella de la gestión empresarial.

Descargar

5. Análisis DAFO

Seguro que ya sabes qué es este análisis e, incluso, ya cuentas con uno. Con él, podrás desgranar tu empresa en base a cuatro aspectos: debilidades, fortalezas, amenazas y oportunidades de tu idea de negocio.

Estos 5 puntos representan un buen punto de partida para elaborar un plan de empresa bien estructurado con el que poder presentarte ante inversores privados y públicos. Y, a su vez, también te servirá como vehículo de conocimiento interno de tu propio negocio.

¿Aún crees que este documento no es necesario para crear una empresa?